“El beso de mamá me hace sentir segura”: La importancia de fortalecer las familias en riesgo 

Foto: Mariantonietta Peru.
Foto: Mariantonietta Peru.
 

Belinda, una niña de 12 años, vive con su madre Jane y sus cinco hermanos en City Carton, un barrio marginal a la afueras de Nairobi. Su casa está hecha de barro y chatarra, de poco más de 10 metros cuadrados, con una única habitación que está dividida en secciones con cortinas hechas de sábanas. La madre de Belinda llegó a formar parte del Programa de Fortalecimiento Familiar de Aldeas Infantiles SOS en 2004, cuando empezó a sufrir de un serio problema de hígado. Aldeas le llevó al hospital donde recibió tratamiento. Su corazón sigue débil y por ello Aldeas le proporciona medicinas y de forma bimensual, un paquete de comida para la familia… Belinda recibe un uniforme escolar y todos los niños reciben atención psicosocial dos veces al mes.
 

Foto: Mariantonietta Peru.
Belinda está muy unida a su madre, con quien comparte sus momentos más especiales en casa. Son estos momentos los que le ayudan a escapar de las preocupaciones y miedos del mundo “de fuera”. Basta simplemente con cogerse de las manos para rezar juntas, escuchar un cuento a la hora de acostarse o recibir un beso. Todo esto le aporta a Belinda alegría y esperanza, una sensación de seguridad y confort y un sentido de pertenencia.

“Mis momentos con mi mamá son realmente especiales”, nos dice. “Cuando me da un beso antes de que me vaya al cole y me coge las manos, me siento bien. Me llena el día de felicidad y lo recuerdo de camino al colegio. Ese beso me hace sentir segura y me dice cuánto me quiere. No puedo ir al cole sin un beso de mi madre, me parecería que algo faltase”.

Muchas mujeres y niñas como Jane y Belinda viven en los barrios marginales de Kenia bajo el miedo a las violaciones y otros tipos de violencia. Los hijos de los habitantes de estos barrios viven bajo un enorme riesgo. Cuando Belinda va al colegio por la mañana sabe que se enfrenta a un peligro constante. Antes de salir de casa, reza con su madre y esto le hace sentirse segura y protegida. “Yo sé que nada me pasará después de rezar con mi mamá. Cierro los ojos, nos cogemos las manos… y me siento segura. Siempre me dice que Dios me protegerá. Sé que estaremos bien y nada malo me pasará, y mis preocupaciones desaparecen como si fuera por arte de magia. Me siento bien y tranquila. A menudo, me preocupa que no tengamos suficiente para comer y siempre me pregunto si tendremos comida para el día siguiente. Mi madre siempre me dice que no me preocupe y yo me siento más tranquila”.

El mejor momento para Belinda, sin embargo, es por la noche, cuando su madre le lee un cuento antes de dormir. “Me encanta irme a la cama porque sé que me leerá un cuento y que estará cerca de mí”, dice Belinda. “Éste, para mi, es el momento más memorable del día. Nuestra casa puede que sea pequeña y pobre, pero en ese momento estoy muy feliz”.

Ayúdanos a seguir apoyando a familias en riesgo, para que más niños puedan crecer queridos y protegidos por sus propios padres. Hazte socio de Aldeas Infantiles SOS.

Ayúdanos a atender a más familias en riesgo.

Hazte socio de Aldeas Infantiles SOS.

Hazte socio