Aldeas Infantiles SOS intensifica su presencia en Alepo

Cinco años de conflicto en Siria


Niña con una trabajadora de Aldeas en Siria
25/08/16 - En los próximos meses Aldeas Infantiles SOS intensificará su presencia en Alepo, una de las ciudades más afectadas por el conflicto sirio y con mayores necesidades humanitarias. Naciones Unidas pedía, esta misma semana, el cese de las hostilidades en la zona tras un mes de asedio, con el fin de retomar el envío de ayuda y recuperar el suministro de agua, cortado desde hace ya varios días. 
 
Aldeas Infantiles SOS es una de las pocas ONG que quedan en Alepo. Cuarenta y cinco trabajadores y más de 80 voluntarios trabajan diariamente para garantizar un plato de comida caliente a 12.500 personas. Además, la organización pondrá en marcha próximamente una unidad médica móvil que proporcione cuidados básicos a niños y familias, y dos nuevas escuelas temporales. Según datos recientes del Ministerio sirio de Educación, de las 4.040 escuelas que había en Alepo antes de la guerra, sólo quedan 686, y el porcentaje de niños escolarizados en Educación Primaria se ha reducido de un 87% a un 17%.


 

Aldeas también abrirá en Alepo un nuevo “Espacio Amigo de los Niños”, que complementará a los cuatro que la organización ya tiene en el país. Su objetivo es ofrecer un entorno seguro en el que los niños puedan expresarse libremente, divertirse y construir relaciones de confianza con los educadores como paso previo a la superación del trauma vivido.
 

Aldeas trabaja para que los niños vuelvan a la escuela
Aldeas Infantiles SOS de Siria apoya a las familias y a los niños que no han podido salir del país ofreciéndoles refugio, alimentos, bienes de primera necesidad y apoyo psicosocial. Un trabajador de la organización en el país nos cuenta que el miedo es evidente en el rostro de los niños: “Saben cuándo están llegando proyectiles y tienen la capacidad de diferenciar entre los salientes y los entrantes sólo por el sonido. Por las noches, intentan dormir pero el desastre les persigue en sus sueños”.
 
Aldeas ha atendido, desde 2015, a 26.000 niños víctimas del conflicto en Siria, de los que 1.100 habían perdido a sus padres. Sin embargo, Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS de España, nos recuerda que “la situación sigue siendo alarmante y que todavía hay 7,6 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria urgente en el país”.