La otra cara de la infancia

Cómo responde Aldeas Infantiles SOS a los datos y las cifras sobre las condiciones de vida de los niños

Ser niño es: jugar en los columpios, perseguir a las lagartijas o jugar al escondite. Pero ser niño también puede ser: el trabajo infantil, los niños soldados, los refugiados menores de edad. En Aldeas Infantiles SOS aspiramos a dar a los niños que cuidamos en nuestros programas una infancia feliz, algo que para millones de ellos, ahora mismo, sólo es un sueño.

Niños sin cuidado parental

Foto: Joris Lugtigheid
Foto: Joris Lugtigheid
Los datos: en todo el mundo se estima que 133 millones[1] de niños de entre 0 y 17 años han perdido a uno de los padres o a los dos. Solamente el SIDA ha dejado huérfanos a aproximadamente 15 millones de menores, la mayoría en el África subsahariana.

También es preocupante el número de los llamados "huérfanos sociales". Se trata de niños que han sido abandonados o que viven desatendidos. Estos niños, debido a la situación social, no pueden vivir con sus padres. Tan solo en los países de Europa Central y del Este, así como en Asia Central, encontramos 1,3 millones de niños viviendo en instituciones de acogida cuya calidad de atención debería, en parte, mejorarse.

Nuestra respuesta: los niños que han perdido a sus padres o que no pueden crecer con sus familias de origen, encuentran en la Aldea Infantil SOS un ambiente familiar con relaciones estables y de confianza. Nosotros fomentamos y promovemos adecuadamente las capacidades de todos los niños.

Las condiciones de vida son difíciles. Y además en tiempos de crisis, exigen a menudo más atención de los padres, lo que les suele superar, y no pueden cuidar de sus hijos adecuadamente. A muchos les falta lo más necesario, dinero para el médico o la escuela, las fuerzas, la salud o la confianza en el futuro. Con los programas de fortalecimiento familiar, Aldeas Infantiles SOS apoya a las familias para que puedan mantenerse por sí mismas a largo plazo y sean independientes. De esta manera aseguramos que los niños no sean abandonados y  puedan crecer en sus propias familias. En cooperación con las comunidades respectivas y socios locales, apoyamos a las familias desfavorecidas de todo el mundo.

Además, en Aldeas Infantiles SOS nos comprometemos con otras organizaciones a desarrollar un marco de referencia -también conocidos como estándares de calidad- para conseguir que la atención infantil fuera de la familia sea la mejor, la más segura y afectuosa posible, para que puedan superarse las deficiencias actuales.

Violencia contra los niños

Foto: Robert Fleischanderl
Foto: Robert Fleischanderl
Los datos: UNICEF estima que 300 millones de niños son víctimas de la violencia, la explotación, el trabajo infantil y el abuso. Uno de cada seis niños entre los 5 y los 14 años tiene que trabajar. Aproximadamente 70 millones de chicas y mujeres fueron víctimas de mutilaciones genitales y más de 60 millones de mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 24 años fueron casadas antes de cumplir los 18 años.

El castigo corporal, como medida educativa, todavía sigue estando muy extendido. Los resultados obtenidos de un estudio de UNICEF en los 29 países analizados muestran que un promedio del 86% de los niños había experimentado castigos corporales en sus casas, independientemente del estatus social o económico en el que se encuentran.

Dos tercios de los niños de todo el mundo viven en 42 países afectados por conflictos violentos. Las consecuencias de los conflictos armados en los niños son difíciles de comprobar porque no hay suficientes estadísticas actuales dignas de confianza. Se calcula que más de cinco millones de niños y jóvenes son refugiados. No se sabe cuántos niños se ganan la vida como niños soldado, pero consta que sólamente en 1998, se hubo 100.000 niños a los que se intentó reintegrar en la sociedad.

Nuestra respuesta: los niños acogidos en una Aldea Infantil SOS a menudo tienen experiencias traumáticas marcadas por la violencia. Las relaciones en las que predomina el cariño y la confianza, como las que se establecen en la Aldea Infantil SOS, dan la posibilidad de curar estas heridas.

A través de los programas de fortalecimiento familiar, que entrarían a formar parte del segundo pilar preventivo, intentamos evitar las crisis familiares. Nuestro objetivo es fortalecer y estabilizar a las familias de manera que puedan ser capaces de retomar su vida y ocuparse bien de sus hijos.

En Aldeas Infantiles SOS nos ocupamos de todos los niños. El punto de partida y el objetivo de nuestra labor es proteger a los niños, respetar sus derechos, incentivarlos y fortalecerlos para que defiendan sus derechos. Una forma de ayudar a que los niños ejerzan sus derechos es hacer que tengan una voz y plantear con énfasis sus exigencias para que disfruten de mejores condiciones de vida. Otra forma es ponerles directamente en sus manos los instrumentos necesarios para que no se conciban sólo como "víctimas" que necesitan la ayuda de los adultos, sino que se conviertan en actores sociales que tienen derecho a participar pueden establecer los límites y pedir ayuda. Algunos de los elementos más importantes para lograrlo es la toma de conciencia y la sensibilización tanto dentro como fuera de Aldeas, así como la creación de una red de seguridad infantil.

Educación

Foto: Robert Fleischanderl
Foto: Robert Fleischanderl
Los datos: aproximadamente un 86% de los niños del mundo que tienen edad para asistir a una escuela primaria, van a la escuela. Sin embargo, se estima que solamente en el año 2006, 101 millones de niños no lo hicieron, muchos de ellos en países del África subsahariana y en Asia meridional. La buena noticia: el porcentaje de niñas y niños en la escuela primaria en la actualidad es casi parejo. En Latinoamérica, así como en África Oriental y Meridional, hoy en día hay incluso más niñas que niños escolarizados.

Solo el 60% de los niños en edad de ir a una escuela secundaria asiste a estos cursos. El 40% restante va a una escuela primaria o no va.

Nuestra respuesta: en Aldeas Infantiles SOS apoyamos a los niños en su formación, tanto a los que crecen en las Aldeas, como a los que participan en los programas de fortalecimiento familiar o a aquellos que están en apuros y que viven en comunidades incluidas en programas SOS. Esto significa que se les puede ofrecer la posibilidad de una formación mediante la ayuda con tasas escolares, material escolar y uniformes. Si no hay instalaciones educativas, Aldeas Infantiles SOS abre Jardines de Infancia SOS, escuelas de educación primaria y secundaria, así como centros de formación profesional. Todas las Escuelas SOS Hermann Gmeiner –que a menudo disfrutan de buena fama en los respectivos países – están reconocidas a nivel estatal y siguen el currículum del país.

Salud

Foto: Benno Neelemann
Foto: Benno Neelemann
Los datos: todos los días mueren unos 26.000 niños menores de cinco años, más de una tercera parte durante el parto o inmediatamente después. Esta cifra no ha cambiado desde hace varios años. El mayor peligro para los niños pequeños lo representan las malas condiciones higiénicas, como por ejemplo, el acceso escaso al agua potable y la carencia de instalaciones sanitarias.

Nuestra respuesta: en áreas con deficiencias estructurales, construimos, en el caso de que sea necesario, centros médicos cerca de las Aldeas Infantiles SOS, que sobre todo están especializados en la atención infantil y de mujeres. Estos centros ofrecen, dependiendo de las necesidades básicas, vacunas, salas de parto, asesoramiento sobre higiene, alimentación y primeros auxilios, información y prevención de VIH/SIDA así como servicios psicosociales. Otro aspecto es la salud psíquica, social y emocional, es decir, los tratamientos terapéuticos para los niños y jóvenes que viven en las instalaciones de Aldeas Infantiles SOS.

VIH/SIDA

Foto: Archivos SOS
Foto: Archivos SOS
Los datos: en el año 2007, unos dos millones de niños menores de 15 años eran portadores del virus del VIH, la mayoría pertenecían a países del África subsahariana. Allí el VIH/SIDA se ha convertido en un factor decisivo que influye en la estructura de las familias y es una de las principales causas del aumento de huérfanos de uno de los padres o de ambos, y la consiguiente falta de atención infantil.

Solamente en el año 2007 aproximadamente 420.000 niños se contagiaron de VIH/SIDA, principalmente a través de su madre seropositiva durante el embarazo o en el parto. Estudios de algunos países asiáticos han concluido que la estigmatización relacionada con el VIH/SIDA y la consiguiente discriminación, impide que los niños tengan acceso a prestaciones sociales básicas o les lleva a que sean abandonados y enviados a instituciones.

Nuestra respuesta: en los programas de fortalecimiento familiar en funcionamiento de Aldeas Infantiles SOS en el África meridional y en los centros médicos de esa región, la lucha contra esta pandemia que debilita el sistema inmunitario juega para nosotros un papel principal. Pero Aldeas también está activa en otras regiones, facilitando información, luchando contra los tabús y llevando a cabo campañas preventivas.

En nuestra labor con las familias, nos comprometemos especialmente con los niños, quienes tras la muerte de un progenitor o de los dos, asumen la responsabilidad de hacerse cargo de sus hermanos menores, así como de sus madres. Las mujeres, al igual que en muchos otros aspectos de la vida diaria, también se ven más desfavorecidas con el VIH/SIDA. Sus tasas de infección se sitúan claramente por encima de las de los hombres y en muchas regiones los programas informativos son insuficientes y estériles. En todos los programas de Aldeas Infantiles SOS se informa detalladamente a los afectados sobre los riesgos y las causas del SIDA. En las instalaciones médicas SOS las familias afectadas reciben asesoramiento adicional sobre VIH/SIDA, pruebas médicas gratuitas así como terapias antirretrovirales.

En África, los empleados de Aldeas Infantiles SOS apoyan, entre otros, a unos 60 centros médicos y sociales, a casi 40.000 niños y familias directa e indirectamente afectados por el VIH/SIDA. Una gran parte del programa se lleva a cabo en el África subsahariana.

Niños con discapacidades

Foto: Katja Snozzi
Foto: Katja Snozzi
Los datos: el porcentaje de niños con discapacidades varía según el país. En Uzbekistán llega al 2% mientras que en Yibuti es del 35%. Los motivos de esta gran diferencia se basan en la calidad de la alimentación y la asistencia sanitaria infantil; en la frecuencia de accidentes o en los ataques violentos en regiones en crisis o a los riesgos medioambientales a los que están expuestos los menores. Aproximadamente la mitad de las discapacidades podían haberse evitado.

Nuestra respuesta: en Aldeas Infantiles SOS siempre hemos atendido en nuestros programas a niños con discapacidades, a quienes incentivamos de la mejor manera posible. Junto con las instalaciones especiales para niños discapacitados que abrimos en el pasado, en la actualidad continuamos con un enfoque integrador: en el futuro la Organización no ofrecerá instalaciones especiales para estos niños con necesidades especiales, sino que formarán parte de nuestro grupo objetivo y vivirán en una familia, que les pueda apoyar en su desarrollo de la mejor manera posible. Para ello nos centramos en el fortalecimiento de las capacidades de las familias.

Aldeas Infantiles SOS dedica todos sus esfuerzos a acabar con los traumas de estos jóvenes discriminados a menudo en más de un ámbito. Con el fin de mejorar sus condiciones de vida, en Aldeas Infantiles SOS construimos una red con organizaciones con objetivos similares y proveedores de servicios afines. Los niños con discapacidades son una parte de nuestros programas, los cuales deben tomarse en serio a la hora de luchar por el cumplimiento de sus derechos.

[1] Estas y todas las demás cifras del texto (siempre que no se indique lo contrario) provienen de: Facts on Children, http://www.unicef.org/media/media_fastfacts.html