"¡Nunca hemos visto nada así!"

Entrevista con Celigny Darius, director general de Aldeas Infantiles SOS en Haití (15 de enero de 2010)


Celigny Darius se encontraba en su despacho cuando empezó el terremoto. Foto: Archivo SOS.
¿Cómo experimentó el terremoto y cuál es la situación en la oficina nacional?
Esta es la primera vez que experimentamos una situación así, fue algo terrible. El día del terremoto estábamos en la oficina cuando empezó, a las cinco de la tarde. Tuve tiempo de salir, aunque me caí y tuve que salir a gatas al patio. Pensaba que la casa se iba a caer. Eso fue verdaderamente terrible. Unos cinco compañeros estaban arriba, todos comenzaron a correr y a tratar de salir. Me dolió mucho estar en el patio y verlos arriba, en el segundo piso. Toda la casa se movía, y yo pensaba "se va a caer y van a morir".

Cuando pasó el terremoto ellos del susto que sentían no sabían por donde salir de la oficina. Me preguntaban si podían tirarse abajo saltando por las ventanas y les dije que no, que bajaran por la escalera. Una parte de la oficina se cayó, pero por suerte no hubo muertos en nuestra oficina nacional. Despues cada uno estaba buscando cómo contactar con su familia, pero fue imposible porque no había comunicación. Fue una experiencia verdaderamente terrible. Yo vivo cerca de la oficina y mi esposa no contestaba. Pensaba que estaban muertos porque vivimos en un cuarto piso y supe que el edificio estaba destruido. Por suerte algunas horas más tarde mi esposa llamó y supe que estaba viva con nuestra hija.

Las casas de al lado de la oficina se han caido y hay muchos niños y alumnos debajo de los escombros. La parroquia que está cerca se cayó con toda la gente que estaba en reunión: padres, sacerdotes y fieles quedaron enterrados. Todavia no se puede sacar a los muertos. Ahora es el olor lo que se hace insoportable.

¿Cuál es la situación de los compañeros que no tienen casa?
En este momento todo el mundo está durmiendo en la calle porque hay mucho miedo a entrar en las casas…los que tienen. Ya que hay 3 ó 4 colaboradores que perdieron sus casas y todas sus pertenencias, aunque no hay que lamentar muertes de familiares o al menos aún no se sabe. El día del terremoto no sabían a donde irse y se quedaron en la oficina. Actualmente están en la calle. Vamos a ver si puedo conseguir un espacio en la Aldea Infantil SOS para ellos.

¿Qué es lo que más se necesita en este momento?
Lo más urgente en este momento son medicamentos y analgésicos, porque muchos están heridos por los golpes y el hospital no funciona; terminan muertos en las calles. No hay lugares abiertos en la capital, no hay supermercado, no hay buses, no hay hospital y todas las construcciones se teme que se derrumben. La gente está en la calle, por lo cual también se necesita ropa.

¿Qué están haciendo para ayudar a la gente?
Estamos ayudando a las personas con agua, cuando podemos abrimos los tubos para que ellos recojan agua. También estamos trabajando acogiendo y recogiendo a las familias de nuestros Programas de Fortalecimiento Familiar SOS que están afectadas. Hay cuatro ayudantes en la zona recorriéndola toda la zona para ver cómo ayudarles. Hasta ahora hay dos familias de estos Programa con miembros fallecidos. Las familias SOS están bien porque no se derrumbaron las casas de la Aldea. Los de afuera están peor. Por el momento no podemos hacer mucho para ayudarles más que dándoles agua.

Entrevista: Ivannia Cambronero (Aldeas Infantiles SOS Internacional, Oficina Regional Costa Rica)