"El invierno perjudica la situación de los refugiados sirios"

Entrevista a Abdul Salam, médico en Macedonia donde atiende a refugiados sirios


Directora de Aldeas Infantiles SOS de Macedonia junto a una madre y su hijo. 
Foto: Ms Katerina Ilievska
Abdul  Salam Sabbouh nació en Siria y estudió medicina en Yugoslavia. Hoy, trabaja en uno de los centros médicos de Aldeas Infantiles SOS en Tabanove (Macedonia).
 
Para el doctor, Aldeas Infantiles SOS y sus espacios "Amigos de los Niños" desempeñan un papel fundamental para ayudar a que niños y jóvenes se recuperen o mantengan en situaciones óptimas: "estoy feliz de poder ayudar, son personas. Lo necesitan", dijo a Marco Magi, trabajador de Aldeas. "Al principio, era difícil enfrentarme a la situación, ver a mi gente así, después me di cuenta de que era mi deber, trabajar y ayudar".
 
Abdul, se marchó en 1981 a Yugoslavia para estudiar medicina.Trabajó en la ciudad siria de Homs desde 1997 antes de regresar a Skopje en 2010. Sus padres, 7 hermanos y 12 sobrinos han muerto en los casi cinco años que dura la guerra civil en el país.
 

¿Cuáles son los problemas más comunes que presentan las personas que llegan al centro médico?

Las más comunes son problemas respiratorios por el clima invernal. El tiempo hace que la gripe, dolores de cabeza y los problemas de garganta aumenten. Los menores de diez años suelen tener problemas pulmonares. Con la gripe, los problemas del aparato locomotor son más comunes. También los digestivos. Están cansados, el viaje ha sido largo y tiene el sistema inmunológico debilitado.
 

Doctor Abdul Salam
Foto: Marko Mägi

¿Quiénes son los pacientes más vulnerables que llegan al centro?

Los más vulnerables siguen siendo los niños y las mujeres, los hombres jóvenes son los más fuertes. No es solo la debilidad física, sino también la psicológica que afecta a la salud. Todo el miedo, el estrés, las preocupaciones hacen que sus sistemas inmunológicos se resientan. Especialmente en los niños, por supuesto.
Estamos preocupados por los menores y los ancianos: diabetes, enfermedades crónicas, desnutrición… afortunadamente, muchos de ellos tienen a sus padres. Vienen buscando consejos y ayuda. El tiempo está haciendo que la salud empeore.
 

¿Cómo es la cooperación con otras ONG en Tabanovce?

La cooperación es buena con todas las organizaciones pero especialmente buena con Aldeas. Nuestra misión es la misma. Se ocupa de los niños y madres, son los más vulnerables. No queremos que los niños se queden en grandes salas, los enviamos directamente a los espacios “Amigos de los Niños” de Aldeas, un lugar seguro para ellos. Tienen comida, no hace frío y pueden estar con sus madres. Esa es la mejor cura.
 

¿Cómo puede ayudar en su trabajo ser de origen sirio?

Ayuda muchísimo. Ayuda en la comunicación, en comprender los problemas de las personas. Hay pacientes que necesitan estímulo tras el tratamiento y si las palabras son en su idioma lo hace todo más fácil dentro de lo complicada que es la situación.
 

¿Volverá a Siria?

Si las cosas mejoran, quiero visitar mi país de nuevo. Ahora no es posible, Siria está fuera de control.