Aldeas celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria


Una trabajadora de Aldeas junto a una niña en Alepo
19/08/2016 - Aldeas Infantiles SOS Internacional ha atendido, desde 2015, a 26.000 niños víctimas del conflicto en Siria, de los que 1.100 habían perdido a sus padres. Con motivo del Día Mundial de la Asistencia que se celebra el 19 de agosto en todo el mundo, hacemos un llamamiento para recordar que todavía hay 7,6 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria urgente en el país. 
 
Aldeas Infantiles SOS de Siria apoya a las familias y a los niños que no han podido salir del país ofreciéndoles refugio, alimentos, bienes de primera necesidad y apoyo psicosocial. Un trabajador de la organización en el país nos cuenta que el miedo es evidente en el rostro de los niños: “Saben cuándo están llegando proyectiles y tienen la capacidad de diferenciar entre los salientes y los entrantes sólo por el sonido. Por las noches, intentan dormir pero el desastre les persigue en sus sueños”. 
 
En los próximos meses Aldeas intensificará su presencia en Alepo, una de las ciudades más afectadas por el conflicto y con mayores necesidades humanitarias. Naciones Unidas pedía ayer mismo el cese de las hostilidades en la zona tras un mes de asedio, con el fin de retomar el envío de ayuda y recuperar el suministro de agua, cortado desde hace ya varios días. 
 
Proximamente abriremos en Alepo un nuevo “Espacio Amigo de los Niños”, que complementará a los cuatro que ya existen en el país. El objetivo es ofrecer un entorno seguro en el que los niños puedan expresarse libremente, divertirse y construir relaciones de confianza con los educadores como paso previo a la superación del trauma vivido.
 
También se pondrá en marcha en la ciudad una unidad médica móvil que proporcione cuidados básicos a niños y familias, y dos nuevas escuelas temporales. Según datos recientes del Ministerio sirio de Educación, de las 4.040 escuelas que había en Alepo antes de la guerra, sólo quedan 686, y el porcentaje de niños escolarizados en Educación Primaria se ha reducido de un 87% a un 17%.
 
Además, Aldeas está distribuyendo, en colaboración con la Media Luna Roja Árabe, comida caliente entre 2.500 familias y, a partir de octubre, comenzará su campaña de suministro de ropa de abrigo para el invierno. 
 

Crece el número de niños desplazados

 

Niña refugiada
La protección de los niños refugiados, especialmente de los no acompañados o separados de sus familias, debe ser una prioridad y un complemento vital a la ayuda de emergencia que se les ofrece. 
 
Aldeas Infantiles SOS Internacional cuenta con trece centros de atención provisional en los países de paso de los refugiados, que ofrecen un entorno seguro a los niños que viajan solos y dedican importantes esfuerzos a la búsqueda de sus familias. También brindan ayuda inmediata en forma de productos de primera necesidad, controles médicos, espacios de recreo o apoyo psicológico.
 
“La reunificación puede llevar meses. Tanto el niño como sus familiares deben tramitarla con sus respectivas embajadas y presentar pruebas que acrediten su relación de parentesco, lo cual no siempre es fácil para los que han huido de sus países de origen con pocos o ningún documento de identidad”, explica el director de Aldeas Infantiles SOS de Grecia, George Protopapas. 
 
Andreas Papp, director de Respuesta a Emergencias de Aldeas Infantiles SOS Internacional, mantiene su optimismo a pesar de todo: “No importa lo difícil que sea el contexto, siempre se puede hacer algo para mejorar la situación de un niño. Tenemos que escucharles y hacer lo máximo que podamos para mejorar su entorno". 
 

Una historia de superación

 

Foto de archivo Aldeas Infantiles SOS Internacional
Nader es uno de los muchos niños directamente afectados por el conflicto en Siria. Se trasladó con su familia desde Mlieha a un lugar más seguro, pero las circunstancias hicieron que fuera víctima de la explosión de un tanque de gas, lo que le causó múltiples heridas y partes quemadas en su cuerpo y rostro. Los padres sólo pudieron permitirse una cirugía menor para deshacerse de la piel muerta.  
 
Cuando Nader visitó el centro de Aldeas Infantiles SOS en Alepo, era antisocial y tímido, no quería jugar o hablar con otros niños y evitaba el contacto visual. El especialista que lo atendió se reunió con su madre y empezó a comprender las razones de su comportamiento. Descubrió que su falta de autoestima se debía a su rostro desfigurado y se esforzó por ganarse su confianza. 
 
Tras varios días de conversaciones con Nader, el especialista estableció un tratamiento específico para él, dos días a la semana durante tres meses. “Los resultados fueron excepcionales. Nader se hizo más social, mejoró su autoestima y empezó a participar en actividades y a expresar sus pensamientos y opiniones con otros”, nos comenta satisfecho. 
 

Un hogar para los niños que llegan solos a España

 
Ante el drama social provocado por el éxodo masivo de refugiados a Europa, Aldeas Infantiles SOS de España recuerda a las comunidades autónomas y ayuntamientos su capacidad y su disponibilidad para ofrecer un hogar a cien niños sirios afectados por la separación de sus familias, ya sea en sus Aldeas o en familias de acogida. La organización ofrecerá, además, apoyo especializado a aquellas familias de nuestro país que decidan acoger a niños o grupos de hermanos, prestándoles asesoramiento, seguimiento y orientación.
 
Además, con el objetivo de evitar que más niños se queden solos, Aldeas apoyará a aquellas familias de refugiados que lleguen a España y que se encuentren en situación de extrema vulnerabilidad, con el fin de facilitar su integración y el correcto cuidado de sus hijos. El apoyo irá dirigido especialmente a familias monoparentales y a mujeres embarazadas.