Pichler : “La crisis migratoria es un asunto de desigualdad de oportunidades”


 
El secretario general de Aldeas Infantiles SOS, Richard Pichler, comparte su punto de vista sobre las causas de la crisis de refugiados y migratoria actual y las posibles soluciones.


"Espero que nadie crea que un padre sirio decide a la ligera cruzar a Kos en un viejo bote de goma, arriesgando la vida de su mujer e hijos. Ni ninguna familia de África subsahariana mandaría así porque sí a un hijo de 15 años a través de Libia y el Mediterráneo, justo en estos países donde los lazos familiares son aún más fuertes que los nuestros, pues, tradicionalmente, un hijo es muy valorado. Nadie querría enviarlo lejos. Debemos preguntarnos por qué ocurre esto.

Nos fijamos en las fronteras de Austria y nos vemos a nosotros mismos como parte de Europa y Europa como parte de un mundo globalizado. Es la falta de oportunidades.Un granjero de Mali no puede vender su pollo a un precio que cubra los costes porque el pollo congelado de Francia está a mitad de precio en los supermercados. ¿Por qué está pasando esto? En pocas palabras: en Europa hemos construido un bastión económico establecido a lo largo del tiempo que mantiene los productos de África fuera y les vendemos los excedentes europeos. Esto significa que su PIB no puede crecer. Mali o Ghana resisten con dificultad. Ellos no tienen los mecanismos para protegerse de las importaciones que tenemos en Europa. Nosotros deberíamos admitir, con honestidad, que una parte de nuestro progreso se basa en esta cuestión.


Además de esta falta de oportunidades, ni siquiera hemos empezado a abordar la horrible guerra en Siria. Estados Unidos y Rusia no han logrado ponerle fin. Tres mil millones de euros para la ayuda de refugiados en Turquía es probablemente poco, una tirita, que no sirve para abordar las causas profundas. Es solo una ilusión para tratar los síntomas de los refugiados en la frontera europea.


Un bebé refugiado en la frontera Serbia-Croacia. Foto: Goran Vreljansk.

 

Las raíces se encuentran en los países de origen y en su falta de oportunidades. Mientras que en Europa no queremos ver que se trata de un objetivo a largo plazo, que debemos de invertir en escuelas, capacitación, infraestructura económica… y, por tanto, invertir en la paz en estos países. El paraíso europeo de las oportunidades sigue presionando. En 20 años, África tendrá una población de mil millones, más de la mitad serán menores de 25 años, debido al calentamiento global, una franja de unos 100 km en África subsahariana se secará, conduciendo a más de 50 millones de personas a emigrar. ¿Cuántos de ellos soñarán con las oportunidades de Europa?

 

Ni siquiera una alambrada eléctrica puede bloquear las fronteras, ni entre México y Estados Unidos ni en Israel, no pueden impedir que los palestinos caven túneles bajo la Franja de Gaza. Los muros, las vallas…  solamente benefician a la industria de la construcción  y a la trata de personas y el contrabando. Tenemos que decidir cuál es la opción que preferimos.

 

Si algo bueno se puede sacar de esta crisis, es que podemos debatir las causas y, con suerte, encontrar ayuda económica para combatirlas. Para esto último, en Europa tendremos que encontrar una manera de cambio realista, porque el dinero tiene que venir de alguna parte y no hay alternativas. En septiembre, los jefes de Estado de más de 160 países adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Asamblea General de la ONU. El objetivo 10, “Reducir la desigualdad”, se refiere a la raíz del problema. Austria también lo ha aceptado. Ahora todos tenemos el desafío de ponerlo en práctica también".