Los jóvenes de Aldeas en Nepal volcados con las víctimas


Foto: Zishaan Akbar Latif.


05/04/2015 - Aldeas Infantiles SOS sigue volcada en atender a las víctimas del terremoto. Tanto trabajadores de la organización, como madres SOS y jóvenes de las aldeas, no han dudado ni un momento en prestar su ayuda. Las urgencias siguen siendo la alimentación, la asistencia médica y la reunificación de los niños con sus familias.


 

 

Radiografía de la situación.

La cifra de muertos por el devastador terremoto de magnitud 7.8 que sacudió Nepal se sitúa ya en 7.250 y el número de heridos se eleva a 14.122, según el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia. El 90% de las casas en los distritos de Gorkha y Sindupalchowk están destruidos. Además, de acuerdo con datos gubernamentales de 26 distritos, 1.383 escuelas han sido dañadas por el terremoto.

Según el Gobierno, el terremoto destruyó 160.786 casas y dañó otras 143.642. Se estima que este número aumente hasta alcanzar un total de 500.000 viviendas destruidas.

Por otro lado, más de 3 millones de personas necesitan asistencia alimentaria, 15.000 niños precisan alimentación terapeútica, debido a una desnutrición aguda grave, y 70.000 niños necesitan alimentación sumplementaria por su  desnutrición aguda moderada.


Las necesidades más inmediatas son refugio para las familias, que luchan por encontrar tiendas de campaña y lonas de plástico para protegerse del sol y la lluvia. El agua potable y el saneamiento e higiene resultan también necesidades imperiosas, dada la ausencia de fuente de agua limpia y letrinas. Además, para ayudar a proteger a los niños y facilitar su recuperación psicosocial tras la experiencia traumática del terremoto, se precisan Espacios Amigos de los Niños, como los que está estableciendo Aldeas Infantiles SOS.


En el Valle de Katmandú hay signos de recuperación lenta. Aunque la mayoría de los hogares está recibiendo electricidad, hay apagones periódicos. Las principales carreteras, fuera de este valle, son accesibles, pero permanecen cerradas debido al colapso de las infraestructuras y los deslizamientos de tierra. El acceso a muchos pueblos solo es posible a pie o en helicóptero. Existe, además, el miedo a la alta probabilidad de lluvias, que aumentarían el riesgo de deslizamiento de tierra.

La respuesta de emergencias de Aldeas Infantiles SOS 
 

Foto: Zishaan Akbar Latif.

Dada la presencia de Aldeas Infantiles SOS en Nepal, desde hace más de tres décadas, la organización ha sido capaz de llegar a muchas comunidades y emprender una respuesta de emergencia y comenzar a evaluar la situación para planes a medio y largo plazo, pues muchos niños quedarán solos a raíz de esta catástrofe y muchas familias necesitarán apoyo. Desde que ocurriera el terremoto, ya han sido atendidas por Aldeas Infantiles SOS más de 2.000 personas. La organización dispone de cuatro campamentos de desplazados en Jorpati, Dhulikhel, Khokana y Bhaktapur.




Aldeas Infantiles SOS se encuentra trabajando en estas áreas:

  • Suministro de alimentos, agua potable, tiendas de campaña y atención médica. Además, se está proporcionando comidas para 20 niños en un hospital del distrito de Kaki Pokhara.
  • Identificación, atención y reunificación de los niños que están solos con sus familias.
  • Establecimiento de Centros de Cuidados para NIños que incluyen los llamados "Centros Amigos de los Niños”. Actualmente, ya son 14 el número de estos espacios, situados en Bhaktapur, Sankhu, Nuwakot, Dhulikhel (Kavre), Sindhupalchowk, Banepa, Dolkha, Lalitpur, Pokhara y Bharatpur. Próximamente se abrirá uno más en Riyale. Hasta el momento, han sido atendidos en estos espacios 1.100 niños. 
  • Ayuda en la  reconstrucción de escuelas.
  • Provisión de kits de productos básicos para las familias.
  • Establecimiento de Centros de Antención Social, inicialmente en Dholka, Sindhupalchok, Patan, Kavre y otros pueblos pequeños de zonas remotas.
  • Apoyo para la compra de vehículos, generadores y equipamiento tecnológico necesario.

Jóvenes voluntarios de las Aldeas Infantiles SOS
Desde el comienzo de la emergencia, no solo los trabajadores de la organización, sino también las madres SOS y los jóvenes de las aldeas se han volcado en la asistencia a las víctimas. En total, son 79 los jóvenes voluntarios y 20 las madres SOS que se están dedicando a la operación de socorro.

Recientemente, la directora de Aldeas Infantiles SOS de Asia, Shubha Murthi, visitó uno de los campamentos y quedó impresionada por el empeño y el trabajo de estos jóvenes voluntarios. Este es su testimonio:

 

Shubha Murthi. Foto de archivo.

Esta mañana visité el campamento de Aldeas próximo a un hospital. Más de 120 personas viven en tiendas de campaña, ya que no tienen ningún lugar al que ir. Muchos de ellos han sufrido lesiones y están siendo tratados como pacientes ambulatorios. Mientras que los médicos tratan las heridas físicas, nuestras madres SOS y los jóvenes de las aldeas son un bálsamo, ofrecen apoyo emocional  y fuerza a las víctimas.
 

Fue alentador ver cómo los jóvenes atienden a las víctimas y les sirven comida. La cocina al aire libre está limpia y ordenada. Le pregunté a Pushpa (una de las jóvenes voluntarias) que por qué estaban allí: "Quiero ayudar a estas personas que lo han perdido todo. Nosotros somos afortunados estando en Aldeas, nuestras casas están intactas y mi madre y mis hermanos están todos a salvo y estamos juntos, pero ellos no tienen nada. No puedo hacer mucho, solo ayudar a servir la comida que prepara mi madre y portarme bien", me dijo. Simple, pero poderoso mensaje. Lo repetían muchos otros jóvenes como ella que se dedicaban a su trabajo con la misma destreza que los trabajadores con larga experiencia.
 

Salí del campamento muy orgullosa de estos jóvenes. ¿Quién mejor que ellos para ser los embajadores de la marca de Aldeas Infantiles SOS? No puedo dejar de dar las GRACIAS a las madres SOS por haberles impartido todos esos valores”.

Más noticias relacionadas:
Aldeas en Kavre y Jorpati, con las víctimas del terremoto.
Espacios Amigos de los Niños: un refugio seguro en medio del caos.