El frío amenaza de muerte a los niños desplazados en Siria

10/01/17 - Miles de niños sirios y sus familias, que se han visto forzados a abandonar sus hogares en una huida desesperada de los bombardeos, se enfrentan ahora a temperaturas bajo cero. En las inmediaciones de Alepo, los desplazados tratan de sobrevivir en refugios temporales que carecen de calefacción, con ropa escasa e inadecuada. Aldeas Infantiles SOS de Siria, que ha comenzado la distribución de artículos de invierno, alerta de la situación de emergencia que se vive en la etapa más cruda del invierno sirio.
 
A pesar de que Alepo y sus inmediaciones permanecen en una calma relativa, la vida continúa siendo extraordinariamente difícil para millones de desplazados internos en Siria. Aldeas Infantiles SOS reparte estos días sacos de dormir, mantas, almohadas, ropa interior termal, abrigos, gorros, bufandas y calcetines. “Continuamos ayudando a las familias a sacar adelante a sus hijos y realizamos un seguimiento permanente de la situación para asegurarnos de que las necesidades más apremiantes de los niños son cubiertas,” declara el presidente de Aldeas Infantiles SOS de España, Pedro Puig.
 
Aldeas Infantiles SOS distribuye diariamente comida caliente a 18.000 personas desplazadas en los alrededores de Alepo y 15.000 paquetes de fruta son repartidos cada mes. Asimismo, dos médicos facilitan atención sanitaria y se están proporcionando clases temporales a 610 niños de edades comprendidas entre 5 y 12 años. “Miles de niños y sus familias nos necesitan”, afirma Pedro Puig. “Continuaremos trabajando para permitir que los niños sigan siendo niños”.