Legados y herencias para la infancia



Dejar un mundo mejor es un gesto de responsabilidad y de generosidad. Es una manera de mantener vivas tus creencias, tus decisiones, ideas y valores.


Existen realidades en este mundo que no te dejan mirar para otro lado, situaciones que deseas cambiar para lograr un mundo mejor.

El deseo de que todos los niños tengan la oportunidad de educarse, de crecer sanos, seguros y respetados, de tener un hogar y una familia que les quiera, de convertirse en personas íntegras capaces de labrarse un futuro.

Un legado solidario es la expresión escrita y firmada de ese deseo de mejorar el mundo a través de iniciativas que aportan soluciones.

Deja escrito tu deseo en testamento. Haz un legado solidario para que, más allá de tu vida y respetando los derechos de tus herederos, mantengas tu compromiso con aquellos que te necesitan.

Cualquier aportación, por pequeña que sea, es muy importante para llenar de esperanza e ilusión su futuro. Con cada legado que recibimos podemos atender a más niños, jóvenes y familias y ayudarles a mejorar sus vidas.