“La labor de los educadores para reforzar nuestra autonomía fue fundamental”

12 de agosto, Día Internacional de la Juventud


Testimonio Tomas

Me llamo Tomás Moreno y crecí en la Aldea Infantil SOS de Cuenca. Llegué con 13 años, junto a una hermana de 11 y un hermano de 9. Mi caso fue bastante particular. Los Servicios Sociales me plantearon la opción de separarme de mis hermanos. Sin embargo, desde Aldeas me aconsejaron que permaneciera con ellos. Recuerdo aquella decisión como una de las más complicadas de mi vida. Hoy sé que hice lo correcto: elegí crecer junto a mis hermanos, algo que me ha permitido contar con un referente familiar en el que basarme y guiarme a la hora de construir mi propia familia.   
 
Los comienzos fueron complicados, sobre todo por la falta de confianza. Todo el mundo nos decía que no nos preocupáramos, que nos iban a ayudar. Pero no nos fiábamos. Teníamos que verlo por nosotros mismos, necesitábamos que nos lo demostraran.  Al final, lo que un niño necesita es que lo traten como tal, y que personas como Rosario, que fue mi educadora permanente en la Aldea, tengan esa vocación por los niños y les den el tiempo que necesitan.
 
Por eso, el único consejo que hoy les daría a los chicos que están pasando por mi misma situación es que tengan paciencia. Con el tiempo irán descubriendo que las personas que los acompañan realmente se preocupan por ellos y quieren ayudarlos. 
 
Otro de los aprendizajes que Aldeas me brindó fue el poder ir desprendiéndome, poco a poco, de las responsabilidades que por las circunstancias había adquirido y que no correspondían a un niño de mi edad. Yo era el mayor de tres hermanos y mi rol había sido cuidarlos desde pequeños. Aunque reconozco que me costó un tiempo, al final logré librarme de esa carga y volver a ser un niño de 13 años.  
 
También fue fundamental la labor de los educadores para reforzar nuestra autonomía y ayudarnos a ser más responsables. Con 16 años decidí irme a vivir a una residencia de Aldeas con otros chicos de mi edad. Allí me enseñaron a gestionar el dinero, a realizar las labores de la casa y a responsabilizarme de mis decisiones. Permanecí en la residencia hasta que terminé mis estudios de cocina a los 19 años. Después, Aldeas siguió ofreciéndome su apoyo, a pesar de que ya era mayor de edad, y sé que siempre estarán ahí si lo necesito.
 
Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que Aldeas fue lo mejor que me pudo pasar, de que soy quien soy gracias las personas que formaron parte de mi vida en aquella época y me inculcaron que debemos luchar por nuestros sueños.  
 
El mío era la restauración. Mis mejores recuerdos se han producido siempre alrededor de una mesa, con amigos, familiares. Y he intentado llevar esas sensaciones a mi día a día y ganarme la vida con ello. Hoy trabajo como jefe de sala en uno de los mejores restaurantes de Alicante, en el que llevo más de ocho años aprendiendo y mejorando.
 

Su propietario, que además de mi jefe es mi amigo, siempre ha estado ahí para ayudarme y me ha permitido seguir formándome en lo que me gustaba. Así, he podido sacarme el título de Sumiller Internacional en Barcelona, que me ha llevado a ganar, este año, el concurso al mejor sumiller de Alicante y a representar a la Comunidad Valenciana en el Concurso Nacional de Sumilleres.
 
Espero que este testimonio ayude a que otros jóvenes que están pasando por la misma situación que yo viví confíen más en sí mismos y en las personas que quieren ayudarlos. Tarde o temprano saldrán adelante y empezarán a cumplir sus sueños. Como yo, paso a paso, voy cumpliendo los míos.
 
 
Tomás Moreno
Joven que creció en la Aldea Infantil SOS de Cuenca
 
 
  • Testimonio Tomás

    “La labor de los educadores para reforzar nuestra autonomía fue fundamental”

    11.08.2017 - Tomas llegó a nuestra Aldea con 13 años junto con su hermana de 11 y su hermano de 9. Sus comienzos fueron complicados, pero con el paso del tiempo se dio cuenta que era lo mejor que le podía pasar. Ahora, es jefe de sala en uno de los mejores restaurantes de Alicante, en el que lleva más de ocho años aprendiendo y mejorando. más…