Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

nepal-terremoto-2015-2

NEPAL: tres años después

Aldeas continua prestando ayuda de emergencia a niños y familias tres años después del terremoto que sacudió Nepal en 2015.

DONA
Aldeas ha atendido a 28.300 nepalíes desde el terremoto

Cerca de 9.000 personas perdieron la vida y al menos 600.000 viviendas fueron destruidas en Nepal por el terremoto de 2015. La tragedia afectó gravemente a la capital, Katmandú y a las regiones de alrededor.

Aldeas Infantiles trabajaba en el país antes del terremoto. Gracias a la presencia en diez localidades del país, tras el seísmo, la respuesta fue inmediata y nos centramos en establecer espacios de protección infantil, proveer de ayuda humanitaria a familias, reunir a niños con sus padres y ofrecer cuidados alternativos a aquellos menores que no pudieron regresar con sus familias.

Tres años después, seguimos trabajando sin descanso por devolver la vida a miles de familias en Nepal.

Gracias a nuestros trabajo en el país:
niños

han sido acogidos en familia extensa

niños

recibieron apoyo educativo

viviendas

construidas en Bhimtar y Lakuridanda

Niños jugando con una madre SOS

Ishrori Prasad, Director de Aldeas Infantiles SOS en Nepal

“Estamos proporcionando materiales para construir casas y refugios para 165 familias y proporcionamos electrodomésticos a 250 familias que lo perdieron todo en las inundaciones”

Nuestro trabajo incansable para que niños y familias
recuperen sus vidas en Nepal sigue dando sus frutos:
una-novedad-para-nepal

Recuperando sus vidas

Gracias a nuestros Programa de Respuesta de Emergencia hemos ayudado a 28.300 nepalíes
Voluntaria con Sujal

La recuperación de Sujal

Durante el terremoto perdió a su madre. Tres años después, Sujal vuelve a sonreír
Dos niñas nepalíes comiendo en el interior de una tienda

Una segunda oportunidad para los niños

Nuestro programa de Acogimiento sigue dando apoyo a menores que perdieron a sus padres