Memoria de Cooperación:
Aldeas Infantiles SOS ha atendido a más de 242.000 niños, niñas y jóvenes de Latinoamérica y África en los últimos 20 años

Internacional

Situar la estrategia de infancia en un lugar prioritario dentro de la política de cooperación internacional es un compromiso ineludible para avanzar hacia la Agenda 2030. Así lo ha asegurado Aldeas Infantiles SOS en el acto Construyendo futuro: la infancia en el centro de la cooperación española. De la mano de actores clave en el sector, la organización ha analizado el rol de la infancia en la cooperación al desarrollo y los retos que afronta en la actual de crisis. Además, Aldeas aporta su experiencia acumulada a lo largo de dos décadas de trabajo con niños, niñas, familias y comunidades en situación de vulnerabilidad. Una labor recogida en su Memoria de Cooperación al Desarrollo 1999-2019.

En 1999, la participación de Aldeas Infantiles SOS de España en la respuesta internacional de apoyo a Honduras tras el Huracán Mitch marcó el comienzo de su compromiso con la cooperación al desarrollo de la infancia en riesgo en Latinoamérica y África. Desde entonces, Aldeas ha atendido a 242.415 niños, niñas y jóvenes en más de 30 países en proyectos de cooperación al desarrollo y ayuda a emergencias.

 

Durante estas dos décadas, la labor de Aldeas en estos países se ha centrado en el cuidado de niños, niñas y jóvenes con un enfoque de derechos e integral, en línea con la Estrategia de Infancia de la Cooperación Española: fortaleciendo a las familias, creando comunidades resilientes y garantes de los derechos de la infancia y proporcionando distintas opciones de cuidado alternativo.

 

 

“Nuestra trayectoria evidencia que la cooperación al desarrollo juega un papel determinante en la restitución de derechos de los niños y niñas más vulnerables”, ha asegurado el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Pedro Puig. 

 

La Memoria de Cooperación se ha presentado en el acto “Construyendo futuro: la infancia en el centro de la cooperación española. 20 años avanzando hacia el desarrollo sostenible en Latinoamérica y África”. Durante el mismo se ha puesto sobre la mesa el reto que a corto y medio plazo plantea la crisis provocada por la COVID-19 en los países en desarrollo, que carecen de los recursos necesarios para hacerle frente tanto en materia de salud como de protección social.

 

Un reto que requiere una respuesta conjunta de los distintos actores de la cooperación española. “Una estrategia colectiva de cooperación al desarrollo nunca ha sido tan necesaria para que, en el mundo que nos dejará esta pandemia, nadie sea dejado atrás”, ha afirmado Pedro Puig. “Solo con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y aunando esfuerzos con otras organizaciones, estaremos en condiciones de continuar avanzando e impedir un retroceso en materia de derechos de infancia, reducción de la pobreza e igualdad”.

 

Aldeas Infantiles SOS ha aportado su experiencia acumulada durante estas dos décadas, que abarca desde el cuidado alternativo y el fortalecimiento de familias y comunidades, a la formación y mejora de la empleabilidad de los jóvenes, pasando por la atención educativa y médica. Un trabajo que la organización no hace sola, puesto que planifica y ejecuta sus programas y proyectos en coordinación con las comunidades locales y los Estados.

 

Para Aldeas, situar la estrategia de infancia en un lugar prioritario dentro de la política de cooperación internacional es un compromiso ineludible para avanzar hacia la Agenda 2030. Porque en la medida en que seamos capaces de mejorar sus vidas, estaremos reduciendo la desigualdad y construyendo un futuro más justo y sostenible para todos.