Aldeas Infantiles SOS aboga por integrar la igualdad de género en los planes educativos

11 de octubre: Día Internacional de la Niña



Dia-de-la-Nina-2-ok-(1).jpg

 
Madrid, 6 de octubre de 2017. Los estereotipos sobre el papel del hombre y la mujer que los niños observan en la escuela, la familia y la sociedad refuerzan la desigualdad a largo plazo, fomentan la discriminación de la mujer desde la infancia, la diferencia de oportunidades y la violencia de género. Con motivo del Día Internacional de la Niña, que se celebra este 11 de octubre, Aldeas Infantiles SOS pide que se incluya la perspectiva de género en todas las etapas del sistema educativo a través de programas que promuevan la igualdad y el respeto entre niños y niñas.
 
En España, como en la mayoría de los países europeos, se ha avanzado considerablemente en la lucha contra la discriminación de la mujer durante las últimas décadas. Sin embargo, en nuestra sociedad persisten actitudes y estereotipos que fomentan la desigualdad y que se transmiten desde la infancia. El reparto de las tareas domésticas continúa recayendo más sobre las niñas que sobre los niños y un 11,7% de los adultos (hombres y mujeres) considera que la educación universitaria es más importante para los niños que para las niñas, según arroja la Encuesta Mundial sobre Valores.
 
En la lucha contra la discriminación, la legislación es importante pero no suficiente. Se precisan cambios en las normas sociales y la escuela es, junto a la familia, clave para que estos se produzcan”, asegura Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS. Por ello, según la ONG, es determinante que la igualdad de género sea integrada de manera formal en los planes educativos, desde la escuela infantil hasta el ciclo superior, y que ello vaya acompañado de formación específica del profesorado.
 
La organización, presente en España desde 1967, ha apostado desde sus orígenes por la no segregación por sexos en sus programas, favoreciendo el respeto a la diferencia, la no discriminación y la convivencia. Así, a diferencia de las grandes instituciones del momento, en las que los menores privados del cuidado parental eran separados por género, Aldeas ofrecía un entorno familiar protector en el que niños y niñas convivían en un mismo hogar y en el que se conseguía reunir a los grupos de hermanos que hasta entonces habían permanecido separados por el simple hecho de pertenecer a sexos diferentes.
 
Con el paso de los años, el compromiso de la organización con los niños se amplió a sus familias y Aldeas puso en marcha sus programas de prevención y fortalecimiento familiar, en los que se ofrece orientación y formación con perspectiva de género a los padres y se brinda a los niños los recursos necesarios para favorecer su desarrollo físico, intelectual y emocional. Hoy, según explica Pedro Puig, “la igualdad de género es un eje transversal de la organización sobre el que se sustentan todas nuestras acciones y programas con niños, jóvenes y familias”.
 
La eliminación de la violencia en la infancia es otra de las tareas pendientes en nuestro país. Un 10,3% de las mujeres de entre 18 y 29 años afirma haber sufrido abusos sexuales antes de cumplir los 15 años. “En nuestros programas sensibilizamos a los niños, niñas y personas adultas sobre los diversos tipos de violencia y abuso según el género de la víctima, y sobre el hecho de que, a pesar de que la mayoría de las víctimas de violencia son mujeres, los hombres también pueden ser objeto de la misma”, explica Pedro Puig.

Objetivo número 5 de la Agenda 2030

Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas es el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5. Entre la población infantil, frágil de por sí, las niñas están más expuestas a la violencia, la explotación y el abuso, una vulnerabilidad que se agrava cuando aparece vinculada a otros factores de desigualdad como la pobreza, la discapacidad o la privación del cuidado parental.

 
En el mundo, más de 60 millones de niñas se casan antes de cumplir la mayoría de edad. El 80% de las víctimas de trata son niñas y mujeres, la mayoría de ellas destinadas a la explotación sexual. Más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la mutilación genital femenina en los países de África, Oriente Medio y Asia donde esta práctica es habitual.
 
Las niñas y las mujeres sufren discriminación en el acceso a la educación, a la atención médica, a las oportunidades laborales, en las condiciones salariales y en la representación en los procesos de toma de decisiones.
 
Empoderar a las niñas antes y después de la crisis” es el lema elegido por Naciones Unidas este año para celebrar el Día Internacional de la Niña este 11 de octubre, una fecha que busca concienciar sobre su situación de especial vulnerabilidad y sobre las dificultades a las que se enfrentan en todo el mundo.