Aldeas Infantiles SOS pide medidas concretas para que los menores en riesgo no queden fuera de la Agenda 2030

Aldeas emplaza a los estados firmantes a mejorar los sistemas de recogida de datos para que ningún niño sea dejado atrás.


ImagenODS_1.jpg
 
Aldeas Infantiles SOS insta a que se adopten medidas concretas para los menores sin cuidado parental o en riesgo de perderlo en el marco del segundo aniversario de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que se celebra la próxima semana en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. La organización pide asimismo que se implementen métodos de recopilación de datos capaces de evaluar a la infancia más vulnerable, para que ningún niño quede fuera de los mapas estadísticos mundiales.
 
“Niños que viven en la calle, que han sido separados de sus familias a causa de un conflicto bélico o desastre natural, víctimas del tráfico de personas o reclutados por grupos armados no podrán beneficiarse de las políticas sociales nacionales e internacionales si permanecen fuera de las estadísticas”, sostiene Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS de España.
 
La organización recuerda que también en nuestro país queda mucho trabajo por hacer y asegura que 300.000 niños están en riesgo de perder el cuidado parental; uno de cada tres está en riesgo de pobreza; cada día, 37 niños son víctimas del maltrato en el ámbito familiar; y un 12% de los jóvenes de entre 15 y 19 años ni estudian ni trabajan. Además, España es la decimoquinta economía del mundo y, a pesar de ello, ocupa el tercer lugar en Europa en pobreza infantil. 
 
Por eso, “desde Aldeas Infantiles SOS hemos alineado nuestra estrategia con los ODS de cara a los próximos años. Al prevenir la separación de padres e hijos, garantizar un cuidado alternativo de calidad y preparar a los jóvenes para una vida independiente, contribuimos a la consecución de cinco objetivos fundamentales: el fin de la pobreza, la reducción de las desigualdades, la paz y la justicia, una educación de calidad y un trabajo decente”, asegura Pedro Puig.
 
Un compromiso renovado
 
La 72ª Asamblea General de la ONU que se celebra estos días en Nueva York se cerrará el 25 de septiembre conmemorando el segundo aniversario de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y explorando los avances logrados en torno a estos. 
 
193 países aprobaron hace dos años 17 objetivos y 169 metas asociadas que establecían el marco global de desarrollo para los próximos 15 años en las esferas social, económica y medioambiental. Los gobiernos se comprometieron entonces a no dejar a nadie atrás en la Agenda 2030 y activamente reconocieron a los niños como agentes de cambio.
 
“En Aldeas Infantiles SOS creemos que ningún niño nace para crecer solo y aceptamos el desafío de asegurar un futuro más brillante y sostenible para los niños más vulnerables. Los objetivos 1, 4, 8, 10 y 16 están directamente relacionados con nuestros programas y son parte central de nuestra propia estrategia de atención a la infancia”, sostiene su presidente. 
 
La consecución del desarrollo sostenible en 2030 requerirá de un compromiso renovado en materia de asociaciones entre ONG, gobiernos y sector privado. El presidente de la organización en España subraya que “la cooperación es primordial, como lo es apoyar la participación de niños y jóvenes en este proceso”. Pero, además, estos objetivos no alcanzarán a los niños que han perdido el cuidado parental o están en riesgo de perderlo si los gobiernos no adoptan medidas específicas para ello:
 
ODS 1.- Erradicar la pobreza en todas sus formas.
Fortalecer los servicios sociales dedicados a la infancia y la capacidad económica de los hogares vulnerables. 
Incrementar y mejorar el apoyo a los padres, así como la calidad de los entornos alternativos de protección. 
 
ODS 4.- Educación de calidad.
Ampliar el acceso a servicios de calidad de atención, desarrollo y educación de la primera infancia. 
Garantizar el acceso a los programas educativos y a personal educativo capacitado para abordar las necesidades específicas de los jóvenes en situación de vulnerabilidad. 
Proporcionar oportunidades educativas para el desarrollo de habilidades que faciliten la empleabilidad y el emprendimiento. 
 
ODS 8.- Trabajo digno y crecimiento económico.
Implementar políticas laborales y de atención a la infancia para evitar que los niños con padres que trabajan estén solos y sin la supervisión y protección necesarias. 
Desarrollar medidas específicas para apoyar a los jóvenes sin cuidado parental en el acceso a la educación superior, la formación profesional y el empleo. 
 
ODS 10.- Reducción de las desigualdades.
Establecer medidas legales y de carácter social que protejan contra la discriminación y exclusión de personas que han crecido sin cuidado parental, y desarrollar programas para promover su participación en todas las áreas de la vida social, política y económica. 
Identificar los grupos de población infantil que están siendo dejados atrás, a través de datos cuantitativos y cualitativos mejorados. 
 
ODS 16.- Paz, justicia e instituciones sólidas.
Recopilar información exhaustiva y ampliar la investigación sobre la magnitud, naturaleza y consecuencias de la violencia contra los niños que han perdido el cuidado parental. 
Promover el desarrollo y aplicación de legislación a nivel nacional, así como de políticas y programas que cuenten con los fondos necesarios para proteger a los niños de la violencia, la explotación, el abuso y el abandono en todos los entornos, incluida la protección alternativa. 
 
Los estados tienen la responsabilidad de realizar el seguimiento y análisis de los avances conseguidos en el cumplimiento de los ODS. En este sentido, es necesario mejorar y expandir los sistemas de recogida de datos para garantizar que todos los niños están representados y que la infancia más vulnerable no queda fuera de los mapas estadísticos mundiales.