Quiénes somos

Aldeas Infantiles SOS es una organización internacional, privada, de ayuda a la infancia, sin ánimo de lucro, interconfesional e independiente de toda orientación política, fundada en 1949 en Imst (Austria) y con presencia en 134 países. Aldeas Infantiles SOS es miembro de la UNESCO y asesor del Consejo Económico y Social de la ONU.

Protegemos a los niños que se han visto privados del cuidado parental, y les brindamos un entorno familiar protector en el que puedan crecer sintiéndose queridos y respetados.

Atendemos el desarrollo del niño hasta que llega a ser una persona autosuficiente y bien integrada en la sociedad.

Trabajamos para fortalecer a las familias vulnerables, de modo que puedan atender adecuadamente a sus hijos.

Acompañamos a los jóvenes en su proceso de maduración e independencia.


  • Misión, visión y valores

    Misión, Visión y Valores

    En lo que creemos, lo que nos mueve y nos anima a seguir trabajando cada día.

    Misión, Visión y Valores
  • La organización

    Lo que hacemos - Foto: Iván Hidalgo


     

    La Organización
  • Transparencia y auditorías

    Transparencia y Auditorías

    Revisa nuestra Memoria Anual. Conoce cómo gestionamos nuestros fondos, las auditorías que nos realizan y los stándares de calidad bajo los que trabajamos

    Transparencia y Auditoría
  • Premios y reconocimientos

    Descubre como nuestra labor es reconocida por organismos e instituciones de diversos sectores profesionales.

    Premios y Reconocimientos
  • Contacta con nosotros

    Contacta con nosotros

     ¿Quieres informarte sobre cómo colaborar, quieres ser voluntario o necesitas ayuda? Te escuchamos

    Contacta con nosotros
  • Preguntas frecuentes

    Lo que hacemos - Foto: Iván Hidalgo

    La mejor forma de enterarse de todo es preguntando. Aquí encontrarás algunas respuestas

    Lo que hacemos
  • Embajadores

    ¿Por qué lo hacemos? - Foto: Yvonne Ovalle

     Tenemos un montón de amigos célebres que apoyan nuestra labor y estamos orgullosos de ellos.

    ¿Por qué lo hacemos?