Jovenes proponen medidas para mejorar sus vidas

España

Jóvenes que han crecido en medidas de protección

 

Más de 300.000 niños están en riesgo de perder el cuidado parental en España y casi 44.000 viven bajo una medida de protección. La mayoría de edad supone el cese de esta medida y hace que estos jóvenes tengan que enfrentarse a un proceso de transición a la vida adulta muy diferente al del resto de sus iguales.

Para tratar de facilitar este proceso y adaptarlo a las necesidades reales de estos jóvenes, Aldeas Infantiles SOS y CELCIS, un centro para la excelencia en el cuidado a la infancia, han puesto en marcha el proyecto Preparados para emanciparse, cofinanciado por el programa de Derechos, Igualdad y Ciudadanía de la Unión Europea y que se está implementando simultáneamente en cinco países europeos (Croacia, España, Italia, Letonia y Lituania).

En el marco de este proyecto, un grupo de jóvenes emancipados ha presentado recomendaciones para mejorar la salida del sistema de protección. De esta manera el tránsito a la vida adulta se podría producir de forma gradual y exitosa. Estas han sido sus propuestas:

•  Desarrollar planes de formación continua para los profesionales que trabajan en programas de emancipación.
•  Promover procesos de intervención, evaluación y rendición de cuentas de los programas de apoyo a la emancipación de los jóvenes.
•  Desarrollar un plan de salida individual para cada niño
•  Creación de una comisión de todas las Comunidades Autónomas para coordinar los apoyos a los jóvenes.
•  Ampliar la edad legal a la que un joven debe abandonar el sistema de protección hasta por lo menos los 21 años de edad.
•  Que la salida del entorno de acogida no dependa únicamente de la edad, sino que tenga en cuenta otros factores.
•  Simplificar los procesos en la Administración.
•  Impulsar procesos conjuntos de participación a nivel autonómico y estatal que incluyan a jóvenes, organizaciones y administraciones.
•  Creación en cada CCAA de un consejo representativo de jóvenes del sistema de protección y extutelados.

Formación de los profesionales y participación de los jóvenes

Preparados para emanciparse es un proyecto de dos años de duración cuyo objetivo es garantizar a los niños y jóvenes un sistema de protección infantil en el que los profesionales y los educadores que los acompañan tengan la mejor preparación posible y cuenten con las herramientas necesarias para garantizarles un exitoso proceso de emancipación e integración en la sociedad. La participación juvenil es uno de los ejes centrales del proyecto. En total, 169 jóvenes han participado en sus diferentes etapas.

Aldeas Infantiles SOS señala que el proceso de dejar atrás el acogimiento es muy importante tanto para los jóvenes como para los profesionales responsables de su cuidado y desarrollo. Además, debe reflejar la eficacia de la inversión del Estado y la habilidad de los profesionales. “Sin embargo, lo habitual es que los jóvenes que viven en el sistema de protección tengan que enfrentarse a una transición breve y acelerada a la etapa adulta al cumplir la mayoría de edad. Esto los sitúa en una clara desventaja respecto al resto de jóvenes y contribuye a su distanciamiento del sistema educativo y del mercado laboral. Esta situación les convierte en uno de los grupos más vulnerables de la sociedad”, explica Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS de España. En el último año fueron 3.304 los jóvenes que cumplieron la mayoría de edad y tuvieron que hacer frente a la salida del sistema en nuestro país.

Otro de los pilares fundamentales del proyecto es la formación y capacitación de los profesionales. El objetivo es que incorporen en su trabajo diario un enfoque basado en los derechos del niño. De esta manera podrán preparar mejor a los jóvenes en su camino hacia la independencia.

Por eso, en el marco de este proyecto, Aldeas ha ofrecido a los profesionales una formación fundamentada en cuatro principios rectores: forjar relaciones duraderas basadas en el cuidado y el respeto entre acogedores y acogidos; lograr una mayor participación de los jóvenes en la toma de decisiones que les afectan; promover y proteger los derechos de los niños y jóvenes; y fortalecer una coordinación intersectorial que garantice la colaboración de todos los agentes implicados en el proceso de emancipación de los jóvenes. En estas formaciones han participado un total de 433 profesionales.

50 años acompañando a los jóvenes

Aldeas Infantiles SOS lleva 50 años ofreciendo un hogar y una familia a aquellos niños privados del cuidado parental y acompañándolos, más allá de los 18 años, hasta que logran integrarse con éxito en la sociedad. En 2017, la organización acompañó a un total de 820 jóvenes en todo el territorio nacional.
“Desde Aldeas Infantiles SOS somos plenamente conscientes de las incertidumbres por las que atraviesan estos chicos al cumplir la mayoría de edad y tratamos de ayudarles para que su proceso de emancipación sea más fácil, brindándoles las mismas oportunidades que tendría cualquier chico de su edad”, asegura Pedro Puig.

Según recuerda la organización, las metas planteadas en la Agenda 2030 no se alcanzarán mientras los niños y jóvenes más vulnerables no sean tenidos en cuenta. El espíritu de esta Agenda es precisamente el de no dejar a nadie atrás y el de priorizar a los colectivos que más ayuda necesitan. Por eso, desde Aldeas Infantiles SOS se reclama un mayor compromiso con los niños que crecen privados del cuidado parental, y muy especialmente en aquellos momentos en los que tienen que tomar decisiones que marcarán su futuro personal y profesional. “Cuidar y defender los derechos de los jóvenes en su transición a la independencia es nuestra responsabilidad, como individuos comprometidos y como sociedad. No les dejemos atrás”, concluye Pedro Puig.

 

Aquí puedes leer la nota de prensa al completo.