Aldeas, junto a varias organizaciones de infancia, proponen una modificación del Reglamento de Extranjería para garantizar el derecho a la documentación de niños migrantes no acompañados

España

El Reglamento de Extranjería actual al que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes no acompañados que llegan a nuestro país no proporciona respuestas ágiles y eficaces a sus necesidades, multiplica los trámites administrativos y diluye responsabilidades entre las distintas administraciones, abocándoles a la más absoluta indefensión.

Por eso, con el fin de garantizar que se cumplen sus derechos y facilitar su transición a la vida adulta y en definitiva su inclusión social y económica, desde Aldeas, y en colaboración con otras entidades de infancia y migraciones, hemos propuesto al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que se modifiquen los artículos del Reglamento de Extranjería relativos a la identificación, documentación, tramitación y renovación de las autorizaciones de residencia y trabajo de los niños, niñas y adolescentes que han llegado solos a España y están o han estado tutelados.

En concreto, se trata de los artículos 196, 197 y 198, en línea con las recomendaciones hechas con anterioridad por el Defensor del Pueblo. Y, dando un paso más, hemos solicitado modificaciones de los artículos 148, 190 y 211 del mismo texto. El objetivo de los cambios no es otro que asegurar el cumplimiento de la legislación nacional e internacional que garantiza la protección de los Derechos Humanos, y, en especial, los derechos de la infancia.

Los cambios propuestos implican que todos los niños, niñas y jóvenes bajo la guarda o tutela de las Comunidades Autónomas sean considerados regulares aún sin disponer de tarjeta de residencia, cuya obtención será considerada una mera formalización de la misma, y contarán automáticamente con autorización de residencia y trabajo a partir de los 16 años o desde su ingreso en el sistema de protección, siempre que hayan alcanzado la edad laboral, y hasta los 18 años, eliminando la vigencia inicial de un año.

Además, podrán renovar su autorización de residencia y trabajo si cumplen uno de los siguientes requisitos: acreditación de su incorporación real o potencial al mercado de trabajo; informe positivo de la entidad de tutela o informe de esfuerzo de integración. Y, tras haber estado dos años en el sistema de protección, podrán acceder a la autorización de residencia de larga duración.

Solo serán considerados indocumentados aquellos menores de edad que no dispongan de pasaporte o documento acreditativo de su edad e identidad. Y, en caso de no poder ser documentados a través de sus países de origen, lo serán mediante una cédula de inscripción tramitada de oficio.

Estas y otras propuestas pretenden resolver las deficiencias del actual Reglamento, que no solo no cumple con los compromisos internacionales suscritos por España, entre otros, la Convención sobre los Derechos del Niño, sino que tampoco da cumplimiento efectivo al artículo 35.7 de la Ley de Extranjería, a la Ley de Protección Jurídica del Menor o a la jurisprudencia del Tribunal Supremo, al no considerar de forma primordial el interés superior del niño.

 

Las entidades firmantes de la propuesta de modificación del Reglamento son:  Aldeas Infantiles SOS, Alucinos la Salle, Asociación Española de Abogados Extranjeristas, Asociación Noves Vies, Asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein), Asociación Progestión, Cáritas, Col.lectiu Hourria, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR) – Euskadi, Coordinadora de Barrios, Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas (CEPSS), Coordinadora Obrim Fronteres, Cruz Roja Juventud, Federación Andalucía Acoge, Federación Estatal de SOS Racismo, Fundación Raíces, La Merced Migraciones, Plataforma de Infancia, Pueblos Unidos – Servicio Jesuita a Migrantes, Save the Children, UNICEF España, Voluntarios por otro Mundo, Wasata Sans Frontières.