Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Niños que solo han conocido la guerra

Niños que solo han conocido la guerra

Ayuda a los niños y a las niñas a superar sus traumas y a construir su futuro
DONA AHORA

El dibujo como herramienta de recuperación emocional

Azzam, Nada, Baraa y Rema tienen entre 8 y 11 años y solo han conocido la guerra. Los cuatro crecen en la Aldea Infantil SOS de Saboura, en Siria, un país que lleva casi 10 años de conflicto armado ininterrumpido.

Aldeas les ofrece un entorno familiar protector y les ayuda a encontrar un poco de paz entre tanto dolor. Los cuatro participan en un programa de recuperación emocional a través del dibujo que les ayuda a afrontar su experiencia y a construir un futuro más esperanzador.

La historia de Azzam (10 años)

“Dibujo para olvidar que mi hermano está muerto. Para borrar todos estos recuerdos de mi memoria. Cuanto más dibujo lo que viví, más logro olvidarlo”.

La historia de Nada (11 años)

“En este dibujo, la gente tenía miedo y estaba triste. Su recuerdo me despierta emociones que no puedo describir. Siento enfado y tristeza a la vez”.

La historia de Baraa (8 años)

"Todos murieron. Esos niños eran mis amigos y están muertos. Mis hermanos y hermanas, mi madre y yo fuimos los únicos que sobrevivimos".

La historia de Rema (9 años)

“Este dibujo expresa el miedo y la tristeza. No es algo agradable. He dibujado la guerra. Gente muerta. Estruendo de bombas, disparos, gritos y gente que grita”.
nuestra-promesa-proximos-70-anos

Una realidad que afecta a más de 250 millones de niños

Más de 250 millones de niños y niñas en el mundo crecen en países afectados por la guerra y el conflicto armado. Son niños y niñas que viven a diario situaciones que violan sus derechos y que los exponen a la más absoluta desprotección.

Conocen el odio y la violencia

Las consecuencias de la guerra

Muchos de los niños expuestos a la guerra experimentan en primera persona la violencia, el odio y el desastre, y todos han sufrido algún tipo de abandono, con las consecuencias que todo esto supone para su bienestar emocional.

Cuando un niño padece este tipo de situaciones de forma prolongada es mucho más fácil que llegue a desarrollar algún tipo de enfermedad mental. Es el llamado estrés tóxico o distrés, que se manifiesta cuando los niños han vivido aterrorizados, inseguros y sin un sentido de pertenencia durante un tiempo excesivamente largo.

Restauramos su salud emocional

Restauramos su salud emocional

Desde Aldeas Infantiles SOS trabajamos para restaurar las vidas y el bienestar emocional de los niños y las niñas más vulnerables y para ofrecerles un futuro lleno de esperanza.

Nuestra experiencia de más de 70 años trabajando con niños en riesgo pone de manifiesto que lo más importante para que un niño esté bien es el cariño. Por eso, trabajamos para que todas las personas encargadas de su cuidado, ya sean sus padres o sus educadores en el caso de los niños que no pueden crecer con sus familias, le ofrezcan un entorno seguro y protector y le aporten el cariño y la atención que necesita.

Además, acompañamos a los niños en su proceso de recuperación emocional y cuidamos su salud mental, esforzándonos en detectar y prevenir posibles trastornos y en actuar cuando ya se han manifestado síntomas de riesgo que puedan alterar su bienestar.

la salud mental es un derecho

La salud mental es un derecho

Todos los niños y las niñas, ya sean los que han experimentado la guerra en Siria, las condiciones inhumanas en los campos de refugiados o la violencia y el abuso en las familias de nuestras propias comunidades, tienen una fortaleza interior que debe ser reconocida, cuidada y cultivada.

Debemos garantizar su bienestar emocional y acompañarles en su proceso de recuperación. Debemos intervenir temprano para prevenir trastornos futuros y ofrecerles las herramientas necesarias para manejar sus emociones y hacer frente a las adversidades.

La salud mental de los niños y las niñas, especialmente la de aquellos que han tenido que enfrentarse a situaciones extremadamente traumáticas, es un derecho y nuestro deber es garantizárselo. Sin salud mental, no hay salud. Y sin salud, no hay futuro.

Emergencias Aldeas Infantiles

Nuestro trabajo

Atendemos a niños y jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, impulsando su desarrollo y autonomía.
59995

Conócenos

Somos la organización de atención directa a la infancia más grande de España ¿Quieres conocernos?
Hazte-Padrino-de-Aldeasv2

Colabora

En España, 300.000 niños están en riesgo de perder el cuidado de sus padres. ¡Podemos evitarlo!
Ayuda a los niños y a las niñas a superar sus traumas y a construir su futuro