Aldeas informa a SM la Reina sobre las medidas emprendidas para hacer frente a la crisis y garantizar el bienestar de los 6.072 niños que atiende

España

Madrid, 6 de abril de 2020. Su Majestad la Reina doña Letizia ha mantenido esta mañana una videollamada con varios representantes de Aldeas Infantiles SOS para interesarse por la situación de los 6.072 niños y niñas atendidos por la organización en nuestro país y para conocer de primera mano las medidas emprendidas para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia del Covid-19. Durante la videoconferencia han estado presentes el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Pedro Puig; su directora de Infancia, Juventud y Familias, María del Mar Líndez; y el director de la Aldea en San Lorenzo de El Escorial, Mario Ramos.

Pedro Puig ha explicado a Su Majestad que, desde que el Gobierno decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo, la organización ha implantado un paquete de medidas urgentes para asegurar el bienestar físico y emocional de los niños y de las familias que atiende. “Desde Aldeas Infantiles SOS hemos diseñado planes de acción inmediata y preparado los protocolos de contingencia necesarios para afrontar cualquier eventualidad, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y las disposiciones concretas de las diferentes CCAA”, ha indicado el presidente.

Asimismo, Aldeas Infantiles SOS ha creado un Servicio de Atención Psicológica Telemática para todos sus profesionales, responsables del bienestar de los niños, niñas y jóvenes atendidos por la organización. Este servicio proporciona apoyo a aquellos profesionales que puedan estar atravesando dificultades emocionales y psicológicas a nivel personal, familiar o laboral como consecuencia de la alerta sanitaria y social que estamos viviendo.

En el paquete de medidas tomadas por la organización, se incluye como uno de los objetivos prioritarios el de asegurar la protección y el cuidado de calidad de los 1.155 niños y niñas que crecen en sus programas de protección, tanto en acogimiento familiar como en sus ocho aldeas; así como de los 1.139 jóvenes que han pasado por estos programas y ahora viven emancipados. Son niños que han perdido el cuidado de sus padres y cuya guarda y custodia ostenta Aldeas Infantiles SOS y los propios acogedores.

En ese sentido, la organización ha elaborado planes de contingencia en cada una de las aldeas, en los que se incluyen talleres para que los niños y jóvenes entiendan la situación especial que estamos viviendo; se han definido protocolos específicos de actuación ante un posible contagio; se han alargado las jornadas de trabajo para reducir los contactos entre las personas; se ha habilitado un protocolo especial para reforzar la comunicación no presencial con los niños y sus familias biológicas; se realiza un seguimiento continuado a los niños y familias acogedoras; y se está priorizando el cuidado de la salud mental de los niños y de los jóvenes para minimizar los riesgos del confinamiento. Además, en algunas aldeas y siempre bajo el previo consentimiento de los Servicios Sociales, educadores voluntarios han ubicado a los niños en sus propios hogares con el fin de reducir el riesgo de contagio, garantizando una atención lo más personalizada e individualizada posible.

La organización también sigue acompañando y velando por la seguridad de los 3.778 niños y niñas a los que apoya con sus programas de prevención, en los que ofrece apoyo a las familias en situación de vulnerabilidad para que puedan mejorar sus condiciones de vida y cuidar mejor de sus hijos. En este ámbito, Aldeas ha habilitado ayudas de urgencia para las familias más vulnerables; mantiene un contacto telefónico o por videollamada constante con los niños y las familias para garantizar su bienestar en el hogar; ha reforzado su Política de Protección Infantil habilitando canales para que los niños puedan compartir sus miedos y preocupaciones; y mantiene activas las intervenciones psicológicas o terapéuticas más urgentes, bien de manera presencial, bien en remoto.

El presidente de Aldeas Infantiles SOS ha subrayado ante Su Majestad la inestimable labor de los profesionales y de los educadores que, durante estos días, están trabajando en primera línea junto a los niños y las familias que más lo necesitan, dedicándoles todo su tiempo y su cariño: “En las últimas tres semanas, estos profesionales han tenido que reforzar su labor y redoblar sus esfuerzos para asegurar la protección y el bienestar de los niños y de las familias con las que trabajan, para que no sufran las consecuencias de esta crisis más que el resto de la población; son profesionales que muchas veces pasan desapercibidos y cuya labor se desconoce, pero que aportan un gran valor social y que contribuyen al bienestar colectivo“.

Por último, Pedro Puig ha informado a doña Letizia de que, durante esta última semana, la organización ha visto incrementar las demandas de ayuda de productos de primera necesidad por parte de las familias. “Asimismo, hay familias que ya habíamos dado de alta en nuestros programas y que, a causa de la crisis, están demandándonos volver a formar parte de ellos ya que han visto empeorada bruscamente su situación”, explica.

La organización prevé que este escenario empeorará pasado el periodo de confinamiento y está estudiando medidas para dar respuesta a las nuevas necesidades, que previsiblemente estarán muy ligadas a la cobertura de las necesidades básicas de los niños y las familias, al apoyo y al refuerzo educativo para que los niños puedan alcanzar los objetivos curriculares; y al apoyo psicosocial y emocional de niños y familias.

Aldeas Infantiles SOS cuenta desde sus inicios con el respaldo de la Casa Real. En 1967, la entonces princesa Sofía inauguró en Barcelona la primera Aldea que esta organización abría en nuestro país, destinada a ofrecer un hogar a aquellos niños privados del cuidado parental. Además, el rey don Felipe ostenta su Presidencia de Honor desde 1981. Durante la reunión, los representantes de la organización han agradecido a doña Letizia el respaldo que la Casa Real ha brindado a la organización durante todos estos años.