Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, al continuar navegando consideramos que aceptas su instalación. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Visión de Aldeas Infantiles SOS
Testimonios

En una guerra sin fin, los niños son los que más sufren

En Ucrania se respira incertidumbre y desesperación. Han transcurrido cinco años desde que el conflicto devastó el este de Ucrania

La mayoría de las personas llevaban vidas normales. Los padres trabajaban, los niños iban a la escuela, la vida en los pequeños pueblos transcurría sin incidentes. Si la gente necesitaba algo, Lugansk estaba a solo 16 km.

El único punto de cruce en la zona está a unos pocos metros fuera de la ciudad. Donde constantemente está lleno de gente que hace cola durante horas para ingresar en la zona controlada por el gobierno de Ucrania en busca de medicamentos y suministros.

Muchos servicios públicos regulares fueron interrumpidos por la guerra y algunos, como los servicios de autobuses, no pueden ser restablecidos.

Las personas tienen que viajar muchos kilómetros para obtener servicios de salud. No es raro que las mujeres embarazadas programen cesáreas mucho antes de sus fechas de parto para evitar viajar mientras están pariendo.

Los hijos de Stanitsa Luganska.

“Antes de la guerra, los niños solían ir solos a clases de música o jugar al fútbol. “Hoy, los niños no tienen a dónde ir excepto a las actividades que organizamos en nuestro centro”. 

El Centro Social de Aldeas Infantiles SOS ofrece actividades creativas y educativas para niños y jóvenes, y servicios de asesoramiento para niños y padres. Aldeas Infantiles SOS también proporciona ayuda humanitaria según sea necesario.

Niño en el Centro Social SOS

El servicio más solicitado es el asesoramiento psicológico. “Literalmente tenemos listas de personas que esperan orientación”, dice Irina Medvedeva, psicóloga de Aldeas Infantiles SOS. “La conducta agresiva, la ansiedad y los trastornos del habla siguen siendo las mayores dificultades para los niños. Si no se los trata, pueden tener consecuencias devastadoras en la vida adulta”.

Irina dice que las consecuencias del conflicto tienen un efecto profundo en los padres y en su capacidad para mantener a sus hijos. El desempleo, las dificultades para moverse y la incertidumbre constante llevan a los padres a la depresión. En 2019, 642 niños de 329 familias de la región recibieron tal apoyo de la organización.

Edcuadora

Irina Medvedeva
Psicóloga del Centro Social de Ucrania

Más de nuestras historias

Niñas en el campo de refugiados

Historias de guerra

Haiti terremoto

Sobrevivir al tráfico de personas en Haití